Televisión Cultural Educativa

lunes, mayo 04, 2009

El Canal 10 en mis memorias televisivas

Un día de la semana pasada, en una oportunidad que tuve de robarle el control remoto a mi sobrino, fui a parar al Canal 10, donde transmitían un episodio más viejo que el tufo de 'Las Aventuras de El Cipitío'. El bichito de 8 años se me quedó viendo con cara de what y me dijo "Raque, ¡no seas grencha!", lo cual en lugar de ofenderme me dio risa, por lo que le contesté "grencho vos que no sabes quién es el Cipitío".


Después de superar la prueba de cantar -entre risas- casi toda la cancioncita de "Cuando vayas por los montes y entre la maleza ves un barrigón chilinquilín, chilinquilín (¿?)... Cipi Cipi Cipi Cipitín-tín-tín", con sus respectivas palmadas, empecé a recordar los años pre-cable, allá por inicios de los noventa, cuando las opciones para los niños eran limitadísimas a breves franjas en 5 de canales de televisión.

Entre esos canales estaba el 10, o Televisión Educativa, donde ya tienen casi 2 décadas de transmitir las andanzas del personaje mitológico más conocido de El Salvador. Como buena niña salvadoreña, está demás que les diga que veía el programa y me gustaba.

Sobre el Cipitío solo diré que me daba risa el habladito del actor, cómo aclamaba al abuelo Tlaloc cuando tenía problemas y siempre se sobaba la gran panza cuando pensaba en guineos majonchos y cenizas. El que me daba miedo era el Brujo Barbujo... ¡me sacaba gritos! Hoy que ya estoy grande, a lo sumo lo que me da miedo son las actuaciones de los extras que conseguían de los lugares de grabación.

Mi sobrino mantuvo su cara de what los 15 minutos del programa. Seguramente los efectos especiales no le parecieron convincentes cuando el Cipitío se tocó los cachetes para desaparecer y teletransportarse. O las canciones le parecieron ridículas, con el sonido de cumbión y el mensaje positivo.

¿Qué le vamos a hacer con los niños de ahora? La mayoría no se imagina la vida sin cable, ni juegos de video, ni internet. ¿Habríamos tenido la capacidad de apreciar a Noppo y Gonta con tanta cosa? No, probablemente habríamos pensado que era aburrido ver a un chinito hacer manualidades y darle de comer bolas de arroz a Gonta en "Puedo hacerlo yo".

Había otro chinito que resolvía ejercicios matemáticos con un títere de gorrito azul. Eran Nico y Tap, de "1, 2, 3 Matemáticas". Y a veces pasaban unos cuentos con marionetas, de la serie "Me lo contaron en Japón".

Otros programas regulares eran los "Barbapapa" y "Babar", para que vean que no solo pasaban programas japoneses y los franceses también tenían su share en el canal 10. "Don Quijote de la Mancha" también pasó por el canal estatal.

Lo que más recuerdo es que los viernes por la tarde daban películas. Eran las mismas de siempre, pero uno se entretenía con cintas mexicanas como "La Caperucita" (con el Loco Valdés), "Saturnino" (esa era de un pato) y las españolas de Marisol o el Dúo Dinámico. Si cantaba la tómbola, iba a Río o se casaba 4 veces, las películas de Marisol me gustaban.

Eran tiempos inocentes aquellos, en los que uno de niño no pedía mucho y éramos felices. Hoy ya solo quedan los recuerdos.

You Might Also Like

6 comentarios

  1. Lo mejor de esa época televisiva, fuera del Cipitío, era Cantinflas y sus amigos.

    ResponderEliminar
  2. Barbapapá era una lindura!!! y los barbaniños, cómo olvidarlos.

    Siento no compartir tu gusto por el Cipitío...no sé qué tengo, pero todo lo autóctono como que no me hace click.

    De la TV educativa me encantaban las clases televisadas...mucho mejores que las que salen en el canal UFG ahora ja ja

    ResponderEliminar
  3. En un intento de hacer posts más cortos, se me olvidaron algunos programas: Telematch (el de los alemanes concursando) y las películas de Parchís.

    Victor: Cantinflas era buenísimo, como otros personajes mexicanos que nos han invadido por años. Personalmente, prefiero a Chespirito.

    Clau: Será por el libro de Miguel Ángel Espino o por el fenómeno de la tradición oral, pero a mi nuestras leyendas me gustan. Y sí, Barbapapá era una lindura! Nada que ver con algunos muñecos de hoy.

    Mario: ¿Y adónde dejás las bolas de arroz? Antes no conocíamos el sushi jajaja Lo que uno aprende con la tele...

    ResponderEliminar
  4. Yo miraba Telemach, haha ahí aprendí a contar en reversa los números en alemán xD y miraba el Cipitío, Nopo y Gonta y también miraba un circo europeo no recuerdo el nombre pero es como el tatarabuelo del Cirque du Soleil. Todavía sigo viendo el canal 10, tienen excelentes programas aún cuando la mayoría no son recientes.

    ResponderEliminar
  5. Saturnino!!! Siempre recordé a ese pato. Dios santo, y Babar!!! Aún soy su fan en facebook. Jajajaja.

    ResponderEliminar
  6. Alecita: Sería bueno que el MINED lo llevara al siglo XXI, con nueva programación que nos continuara entreteniendo, cultivando y educando. Tan siquiera que consigan que Japón les done otros programas o no sé!

    Anti-Raúl: Pensé que solo yo me acordaba de Saturnino jajaja

    ResponderEliminar