De la inutilidad y otros defectos

domingo, diciembre 16, 2012

Mi mamá, como buena mamá, viene con sus frases magistrales llenas de sabiduría, y por qué no, también vienen con regaños incluidos. Su obra maestra es la exclamación "Que inutilidad más grande", que utiliza para referirse a todo lo que hacemos mal, o no lo suficientemente bien, o rápido o a su manera.

¿No doblaste bien la ropa? Que inutilidad más grande. ¿No subiste esto cuando te lo pedí? Que inutilidad más grande.

Lo curioso es que mi mamá sabe exactamente por qué somos tan inútiles: se lo adjudica a sí misma. "Yo las he hecho inútiles", te dirá sin pensarlo. Y tiene algo de razón. ¿Pero acaso no todos nos hacemos un poco inútiles a nosotros mismos?

No sé planchar correctamente, no me gusta lavar, a veces cocino bien, a veces cocino bien mal, me da una pereza gigantesca hacer limpieza, me da guácala limpiar el baño, dicen que trapeo mal. Entre mis muchos defectos está no solo ser inútil para estas y otras tantas cosas, sino también no hacer el intento por aprender.  

Que inutilidad más grande.

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Mi mamá no me lo dice, pero yo la culpo de ser tan dependiente jajaja... La molesto que esa es su técnica para que nunca me decida dejar la casa. ¡Qué inutilidad más grande! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es otra manera de verlo. ¿Será que las mamás lo hacen subconscientemente para mantener su poderío? ¡Qué genialidad más grande! Gracias por su comentario :)

      Eliminar